2514390web

Un proyecto de vida, un proyecto de la institución o desarrollar proyectos que permitan que nuestros maestros y alumnos exploten todo su potencial.

8 espacios
Colegio Terranova, S.L.P.

Según el diccionario, el significado de proyecto es “Idea de una cosa que se piensa hacer y para la cual se establece un modo determinado y un conjunto de medios necesarios.” A lo largo de la historia de nuestras instituciones, ¿cuántos proyectos no se han materializado y cuántos más nunca vieron la luz del día?

Proyectos y más proyectos, proyectos dentro de otro proyecto. Semanas de proyectos, proyectos de vida, proyectos sociales, etc., una escuela es más que un solo proyecto. ¿Cuál fue el proyecto inicial de su institución? ¿Una oportunidad de negocio, la vocación por enseñar, formar parte de una educativa?

Debemos seguir reinventando nuestro proyecto educativo

Independientemente de lo que haya llevado a la fundación de sus institución, si algo se debió de haber aprendido es que no importa dónde esté hoy parada, la fórmula para crecer, para seguir existiendo es seguir en movimiento. Hay que reinventarse.

Hoy en día no solo seguimos con grandes proyectos en mente, o con proyectos que no se han concluido o de proyectos que requieren del esfuerzo de más de uno. Cada alumno, cada maestro que camina por los pasillos y las aulas es un proyecto de vida que va creciendo, va evolucionando, se va forjando.

Ellos son los que le dan a sus colegios la fama que tienen, proyectos que se fueron materializando hasta convertirse en casos de éxito.

Inclusive las corrientes pedagógicas modernas (y las no tan modernas) hablan de una educación basada en proyectos, proyectos que se realizan a lo largo de un ciclo escolar y que tienen enormes ventajas, ya que por un lado interesan, entusiasman y captan la atención de nuestros estudiantes, pero por el otro le dan a los maestros la enorme posibilidad de poder ligar, entrelazar, unir y compartir contenido de materias tan diferentes como lo pueden ser las matemáticas, el inglés y las ciencias naturales.

Los proyectos nos dan la oportunidad de salirnos de las cuatro paredes del salón de clase y explorar de una manera vivencial y mucho más apegada al día a día, lo que los libros nos quieren enseñar. Además se convierten en un plan, cuya intención y propósito genera nuevas ideas y pensamientos que pueden ser parte de otros proyectos en los próximos ciclos escolares. Simplemente se pueden ir tornando en esquemas más complejos.

 “El principal freno para que una institución educativa cambie son los directivos”.

Xavier Aragay  – Reimagine Education Labs

No cabe duda que la mejor manera de poder sensibilizar a nuestros alumnos y de entender mejor hasta sus preocupaciones y de cómo piensan es cuando elaboramos junto con ellos diferentes proyectos. ¿Cuáles son sus deseos, sus aspiraciones, sus temores?

¿Y qué hay de nosotros, los demás actores en esta ecuación tan compleja llamada educación? ¿Qué papel jugamos o debiéramos de jugar?

La sociedad actual nos llama a ser más participativos, las instituciones educativas nos abren las puertas e invitan a que estemos más involucrados, pero a la vez nos piden tener la confianza suficiente en ellos ya que dentro del proyecto de vida que hemos ido esbozando para nuestros hijos, nuestros nietos, nuestros alumnos, cada uno tiene un papel definido. Y a la enseñanza-aprendizaje hay que darle tiempo.

Que se haga una costumbre tener proyectos en nuestras instituciones, sean los que fueren, eso nos dará la oportunidad de seguir festejando muchos éxitos más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.