comunicacionweb

“El arte de comunicar o mejor quizás, la gracia de comunicarse entre sí, o dicho de otra forma, si es lo que quiero escuchar o fue lo que me quisieron haber comunicado. No, quizás tal vez se refieren al hecho de lo que me debí de haber enterado y ya no supe. Ahhh no, espera, pero si lo dijeron claramente, ¿o no presté atención…? ¿Escuché bien? ¿Me están hablando a mí? ¿En dónde lo viste, te consta? Estoy seguro de que en algún lugar estaba escrito…” Y así me puedo seguir y no termino.

No cabe la menor duda que la comunicación es un arte y lo que la era digital nos trajo entre muchas cosas, es el caos. Tenemos acceso a los medios, a la información inmediata, el mundo en la palma de nuestra mano y los teléfonos “inteligentes”.

881web
Foto de Fondo creado por natanaelginting – www.freepik.es

Así como en la escuela nos enseñan a leer y a escribir, también nos deben de enseñar a comunicarnos mejor y en especial a escuchar. Hago énfasis en escuchar ya que a la mayoría de nosotros nos gusta que nos escuchen, pero se nos dificulta escuchar a los demás.

O también se han fijado cuantos de nosotros en más de una ocasión no terminamos de leer un correo y ya estamos contestando o reaccionando de mala forma, para luego caer en cuenta que más abajo está la información que necesitábamos o la explicación que hubiese evitado nuestro enojo o reclamo. Y no se diga de los varios correos que se quedan sin contestar, o del reclamo de quien lo envió que espera una respuesta aun antes de que siquiera lo hayamos recibido.

Otro asunto del cual nos reímos, pero es muy serio, tiene que ver con el término “radio pasillo”.  Simple y llanamente, los famosos chismes, un arte por sí solo de la comunicación. Para bien o para mal, es un fenómeno con el que nos hemos acostumbrado a vivir, pero que dificulta el buen entendimiento de los seres humanos y refleja nuestros valores. Hay quienes son unos verdaderos maestros en el arte de propagar rumores, contar verdades a medias o simplemente vomitar (perdón por la expresión) alguna tontería con tal de no quedarnos callados, decir por decir algo o hasta macabramente ver qué pasa. Claro que esto último con ayuda de las redes sociales hasta un nombre propio tiene y es “cyberbullying”. Un asunto muy delicado ya que los jóvenes en muchas ocasiones no se dan cuenta del daño que le hacen a sus compañeros y los padres cuando son confrontados tienden a minimizar.

Antes molestaba cuando alguien en la mesa de a lado contestaba su celular, hoy quizás están más calladitos, pero con la cabeza agachados sin ver a los otros comensales contestando sus correos o texteando. Y si no me creen, observen cualquier reunión y verán que más de la mitad está entretenida con sus juguetes. Ok, creo que mejor debo de reconocer, aunque no me enorgullece, yo también.

Por último un dato alarmante, ¿sabían que hay más accidentes automovilísticos por causa de quienes andan contestando y mandando mensajitos que por el consumo de alcohol? «Si manejas, ¡sólo maneja!» versa el slogan de una campaña iniciada por Mercedes Benz, no por querer contestar inmediatamente tenemos que poner en riesgo a los demás. Aprovechemos las ventajas que nos traen la era digital  y las redes sociales, para estar mejor comunicados, pero no perdamos de vista la importancia del contacto frente a frente…

Bruno Lessing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.